Outsourcing y otras historias del millón

Publicado en: Octubre 10, 2016

Semana del 3 al 9 de octubre de 2016

Las estadísticas de esta semana muestran que la máxima dedicación se la he otorgado al proyecto que estamos realizando en FHIOS Smart Knowledge.

Trabajar como freelance externo para una gran empresa tiene sus características positivas, desde mi punto de vista. Las destaco a continuación:

  • Trabajo en base a objetivos: se dedican las horas justas y necesarias para desarrollar los objetivos acordados. Esto permite no caer en la lacra del “presencialismo”: la necesidad de estar las horas de una jornada laboral estándar sólo porque sí. De este modo, se optimiza mejor el tiempo.
  • Posibilidad de trabajar remotamente o en las oficinas. La posibilidad de escoger es una gran ventaja: es la máxima flexibilidad posible, junto al hecho de trabajar en base a objetivos. Permite combinar el trabajo dedicado a la empresa con los demás proyectos en marcha para otros clientes.
  • Mayor rendimiento económico: si se computa el absoluto, sí: se cobra menos que estando en plantilla (porque no se está trabajando a jornada completa). Pero esto se compensa con un precio por hora mayor y una mayor gestión del tiempo personal.

Eso sí, también tiene algunos inconvenientes que he podido experimentar de primera mano:

  • Menor dedicación a otros proyectos paralelos: los proyectos de las grandes empresas suelen tener unos timings muy apretados y requieren de intervenciones rápidas. Éstas se solapan con las planificaciones que el freelance hace de sus proyectos paralelos. Es por esto que, lamentablemente, otros proyectos se resienten un poco en estas épocas en las que se colabora en proyectos grandes como externo.
  • Proceso de aprendizaje del método de trabajo interno: aterrizar en una empresa que ya funciona y va a todo gas implica, para un externo, aprender una metodología nueva. Todos tenemos un sistema de organización personal (o deberíamos). Y hay tantos y tantas implementaciones posibles…
  • Inestabilidad laboral: en el sentido de que, al trabajar por proyecto, la relación laboral finaliza una vez entregado el proyecto y, si no hay más proyectos en el horizonte, ya no habrá más trabajo.

De todas formas, la colaboración con FHIOS está siendo muy interesante. Hacía tiempo que trabajaba prácticamente a mi ritmo, el que marcan mis clientes. Estar temporalmente en otras esferas de trabajo me ha permitido ver qué se cuece hoy en día por esos lares.

Tengo nuevo proyecto asignado, así que la colaboración continúa. ¡Muy agradecido a FHIOS por su confianza!

Tags:

Comments are closed.